Internet de las cosas y privacidad

Internet de las cosasEn este blog se ha estado hablando mucho últimamente acerca de privacidad y es que la aparición de nuevas tecnologías ha provocado la reflexión de muchos expertos en este tema. La irrupción de la nube o el big data ha generado dudas y desconfianzas. En un mundo cada vez más interconectado, cada vez parecemos depender más de internet para todo (de ahí el enorme crecimiento de producción de dispositivos wearable o simplemente la enorme expansión de los smartphones). Los responsables de la gestión de los datos ven en esta realidad una oportunidad para obtener una mejor imagen de la clientela de la empresa, pero también están analizando cómo pueden afectar estas tecnologías en materia de privacidad y seguridad. Cabe ver hasta dónde abarca la llamada internet de las cosas y dónde debería empezar a primar una “internet de las personas”

El internet de las cosas y privacidad

La principal ventaja de un entorno así, como se ha dicho previamente, es que supone un ventaja para las empresas, ya que otorga más y más precisos datos de sus clientes. De esta manera, se pueden adaptar los servicios o productos a los gustos de los clientes generando un proceso más efectivo y satisfactorio para el mismo. Pero toda moneda tiene dos caras; en este caso el terreno gris que se extiende entre el buen uso de los datos y la invasión en la privacidad. En el artículo del Observatorio Iberoamericano de Protección de Datos se nos presentan varios puntos clave que se deberían tener presentes al trabajar en sistemas baasados en este internet de las cosas:

  • Usos no informados de la información personal: En entornos muy interconectados, los diferentes aplicativos suelen compartir información entre ellos y esto puede provocar que se usen los mismos para finalidades de las que el usuario no sea consciente.
  • Regular los servicios otorgados vía nube por parte de terceras partes.
  • Imposibilidad en algunos casos de asegurar el anonimato de los usuarios en todos los casos. Esto puede provocar fricciones con la LOPD.
  • Creación de perfiles y modelos de conducta: las nuevas tecnologías (con las redes sociales a la cabeza) pueden generar patrones de conducta con una precisión hasta ahora desconocida. Esto puede provocar controversia acerca de lo intrusivos que estos servicios pueden resultar.
  • Por lo anteriormente comentado se debe trabajar en otro tipo de consentimiento informado que recoja las nuevas realidades.
  • La seguridad debe ir un paso más allá. En entornos como la nube no basta con la protección del propio dispositivo. Se debe trabajar la seguridad desde el inicio del desarrollo de los sistemas de TIC.

Métodos para asegurar la privacidad

Los expertos recomiendan principalmente tres métodos para responder a los desafíos que propone un entorno como la internet de las cosas: elaboración de Evaluaciones de Impacto en la Protección de los Datos Personales, desarrollar todos los sistemas bajo el principio de Privacy by design y el uso de nuevos métodos para lograr un consentimiento informado como son los Privacy Proxies y las Sticky Policies.

¿Por dónde empezar?

Todo esto puede parecer una montaña difícil de escalar, pero desde Quantras queremos ayudar a conseguir llegar a su cima. Para ello ofrecemos nuestros servicios para adaptar su empresa a la LSSI actual. En caso de querer ir más allá y empezar a implementar algunas de las medidas que se han comentado, lo más adecuado sería confiar en un estándar creado para aseverar la seguridad de los datos personales, como es la ISO 27001. En caso de que tenga cualquier duda o desee ya pedir su presupuesto puede contactarnos y le responderemos con la mayor velocidad posible. Consúltenos ya y entre con buen pie en el internet de las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *