Las nuevas ISO

Las nuevas ISOCon la presentación de las nuevas ISO 14001:2015 e ISO 9001:2015 a la vuelta de la esquina, muchas empresas se encuentran con muchas dudas acerca de que acarreará la actualización de estos estándares. La mayor parte desconoce a qué se debe este cambio y muchos temen que se trate de una pesadilla de papeleo y burocracia para lograr el mismo objetivo.

Pero lo cierto es que las nuevas ISO suponen una oportunidad para conseguir una mayor efectividad en nuestros procesos de negocio. Además, como veremos más adelante, las normas actualizadas tendrán una mejor integración con el resto de los estándares que han ido surgiendo desde su anterior versión.

Una actualización necesaria

Para encontrar la anterior versión de la ISO 14001 y la ISO 9001 debemos remontarnos 11 y 7 años respectivamente. Tras tantos años las necesidades de las empresas han ido evolucionando lo que ha conllevado la aparición de nuevas normas ISO. Aspectos como las tecnologías de la información, la seguridad, tanto laboral como de datos o las evaluaciones de riesgo han cobrado un gran peso en los procesos de negocio actuales. Las nuevas ISO quieren reconocerlos e integrarse de manera más adecuada con los estándares que los gestionan.

Para lograr este objetivo la ISO ha planteado una plantilla básica para todos los sistemas de gestión. Hasta ahora, cada comité orientaba la norma de la que se encargaba bajo sus propios criterios, lo que provocaba una disparidad evidente. Esta plantilla, que se ha denominado el Anexo SL está compuesta por diez cláusulas que todo estándar internacional debe incluir sin reformular su enunciado. Así, estas pequeñas incongruencias o conflictos entre diferentes normas deberían ser fácil y rápidamente solucionados.

Beneficios de las nuevas ISO

Uno de los beneficios más evidentes de la aplicación de este Anexo SL es la importancia que cobran las evaluaciones de riesgo en las nuevas normas. Tal y cómo explicábamos en este blog hace unos meses las nuevas ISO incorporarán este concepto desde la base. De esta manera, su plan empresarial estará mejor preparado para posibles contingencias y se acortarán los tiempos de reacción. Además, una evaluación de riesgos común a todas las normas nos obligará a pensar de manera global; consiguiendo, de esta manera, que los sistemas de calidad, medio ambiente, seguridad, etc. se integren mejor en un sistema de gestión global.

El otro gran beneficio de esta estructura común es la facilidad para adoptar un nuevo estándar que nos reclame alguno de nuestros clientes. Hasta ahora, los procesos de negocio podían sufrir cambios bastante grandes ante la introducción de una nueva norma en nuestro sistema de gestión. Con las nuevas ISO, este impacto se ve claramente mermado, logrando una mayor rapidez y eficiencia.

Cómo encarar la actualización

Como hemos visto, la actualización a las nuevas ISO debe suponer una oportunidad para mejorar la estructura de nuestras empresas más que un problema. Desde Quantras podemos ayudaros en la transición, así que necesitáis la actualización a la ISO 9001:2015 o a la ISO 14001:2015 consultad con nosotros mediante el formulario de la derecha o nuestra página de contacto y estaremos encantados de atenderte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *