Nueva ISO 9001 y evaluación de riesgo

Nueva ISO 9001 y evaluación de riesgoHace unos meses comentábamos algunas de las características que presentará la nueva ISO 9001, como la recolección de nuevo vocabulario, así como una orientación que tiene aún más en cuenta la satisfacción del cliente.

Poco a poco van surgiendo más datos acerca de las características de la nueva norma y es lo que queremos ofreceros en este artículo: un nuevo acercamiento al próximo estándar de calidad. En concreto, profundizaremos en uno de los aspectos que más protagonismo han ganado en los últimos años: las evaluaciones de riesgo.

Los objetivos de la nueva ISO 9001

Tras un estudio detallado por parte de la ISO acerca de los que debían ser los pilares sobre lo que se asentase la nueva norma y qué aspectos de la anterior requería una mejora más profunda. Finalmente se llegó a un consenso que reflejan estos puntos:

  • En un mundo tan cambiante, la norma debe tener la capacidad de cambiar con él
  • La norma debe ser capaz de lograr una mayor satisfacción del cliente
  • Debe estar orientada de forma clara hacia el cliente
  • Debe ser capaz de reconocer las particularidades de los complejos entornos que rodean a las empresas actuales y responder en consonancia.
  • La norma debe dar respuesta a las necesidades de todas las partes implicadas.
  • La nueva norma ISO 9001 proporcionará una base sólida para su integración con otros sistemas de gestión.
  • Introducir el concepto del riesgo dentro de la normativa
  • Conseguir una mejor correlación entre la política y los objetivos del SGC (Sistema de Gestión de Calidad) y la estrategia de la empresa.
  • Proporcionar una documentación que gane en flexibilidad sin perder la eficacia de los estándares.

El riesgo y la calidad

Como hemos dicho anteriormente, en el punto en el que queremos profundizar es en la evaluación del riesgo. Si bien en ediciones anteriores de la norma se podía identificar un interés claro en el riesgo, la nueva ISO 9001 presenta un enfoque mucho más directo. La nueva normativa tendrá un enfoque mucho más directo que su predecesora y estudiará el impacto del riesgo desde el origen de un proceso. De esta manera, las acciones preventivas que se contemplaban en el anterior redactado pasarán de ser meramente reactivas a otorgar un valor proactivo a la organización.
La empresa deberá estudiar los riesgos que corre para lograr sus objetivos con antelación a la puesta en marcha de ningún plan empresarial. Así, se estará mucho más preparado y los tiempos de reacción se acortarán de manera importante, generando un beneficio que redunde en la empresa.
Para conocer más acerca de la nueva ISO 9001 os invitamos a que consultéis este link de la certificadora BSI: Revisión ISO 9001.

Soluciones adecuadas en la gestión de riesgos

Como se ha visto, la adopción de un estándar internacional como la nueva ISO 9001 puede mejorar de forma importante su negocio, logrando una mayor eficiencia en los procesos y haciéndolos más herméticos a posibles problemas. Por si esto no es suficiente le invitamos a que consulte la información acerca de la ISO 31000, que se centra explícitamente en la gestión de riesgos y que sería la compañera ideal de la ISO 9001 en un Sistema de Gestión Integrado.
Si tiene cualquier duda acerca de la nueva ISO 9001, la ISO 31000 o quiere pedir un presupuesto sin compromiso le invitamos a que entre en el siguiente link y rellene el formulario; le responderemos con la mayor brevedad posible. En Quantras le ayudaremos a desarrollar un Sistema de Gestión que desate todo el potencial de su negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *