Persecución al spam

Persecución al spamNuestro comportamiento con los mails que recibimos a menudo no es el más adecuado y ya el mes pasado avisábamos del peligro del spam para nuestros equipos y bases de datos. Siguiendo en esta linea, hace unos días nos sorprendía el hecho de que algunos empleados aún cayesen en trampas como las campañas de phishing pese a, en principio, conocer su riesgo.

Pero no todo son malas noticias en lo relativo al correo basura. Según las cifras del último estudio de Symantec, el índice de spam se sitúa por primera vez en diez años por debajo del 50% del total. La caída, que viene siendo una constante desde el 2010, se ha producido, en gran parte, gracias a la colaboración de los proveedores de internet y la dificultad actual de usar botnets para el envío masivo.

Reducción del spam

Tras unos primeros años de gran impunidad, en los últimos tiempos se ha tratado el problema del spam con gran contundencia. Se ha endurecido la aplicación de las leyes y se ha obtenido la colaboración de grandes empresas como Microsoft. Las redes de botnets han sido perseguidas y marcadas, dificultando o bloqueando su producción de spam. Además, la mejora en los servicios de filtrado y bloqueo de los servidores de correo ha provocado que el número de mails necesarios para lograr algún click en un enlace malicioso sea mucho mayor. De esta manera, baja la producción y se consigue que el spam activo afecte a muchos menos usuarios.

Todo lo explicado en el párrafo anterior ha tenido como consecuencia directa un aumento del coste del spam y una bajada en los beneficios. O lo que es lo mismo, una importante caída en la rentabilidad de este tipo de envíos masivos. Esto ha provocado que gran parte de los cibercriminales especializados en spam, phishing o el malware de propagación por correo se haya movido a otras áreas más lucrativas.

El spam no ha desaparecido, ni desaparecerá próximamente, pero es hoy un poco menos peligroso. Para conseguir que siga siendo así, debemos recordar que la responsabilidad última es nuestra. Unas buenas prácticas como las propuestas por la ISO 27001 ayudan a tus empleados a no caer en ninguna trampa y colaborar así en la disminución del spam. Contacta ahora con nosotros mediante el formulario de la derecha o nuestra página de contacto y olvídate de riesgos en la seguridad electrónica de tu empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *