¿Qué son las TIC verdes?

Decubre las ventajas de las TIC verdesEl mundo de las comunicaciones está cambiando, y lo hace al mismo ritmo en que el prefijo “smart-” multiplica su presencia en la prensa. Primero nuestros teléfonos móviles se volvieron inteligentes y pasaron a ser smartphones. Luego nuestros relojes comenzaron a hablar con ellos transformándose en smartwatches. Y ahora las smart TV empiezan a detectar nuestros gustos y a sugerirnos qué ver. Día a día surge un nuevo concepto basado en la imparable evolución de las Tecnologías de la Información. Las distancias se están poco a poco difuminando y todo parece estar cada vez más interconectado. Gracias a ello se abren nuevos mercados y aparecen nuevas tipologías de negocio que aprovechan la agilidad y la mejor eficiencia de estas nuevas tecnologías. Pero en el título del artículo hablábamos, concretamente, de las TIC verdes; así que, ¿qué lugar puede ocupar la ecología en este cambio de paradigma tecnológico?

Para responder a esta pregunta debemos echar una nueva ojeada a nuestros periódicos. Si antes decíamos que no hay mañana en la que no aparezca una noticia acerca de las Tecnologías de la Información, lo mismo se puede decir de otro concepto: la sostenibilidad. La sociedad actual está cada vez más comprometida con el medio ambiente y busca que negocios y productos sean respetuosos con su entorno. Las nuevas tecnologías no podían dar la espalda a estas exigencias, así que un nuevo enfoque era necesario. Y así es como aparecieron las llamadas TIC verdes (Green ICT).

TIC verdes: sostenibilidad y productividad

¿Pero qué son exactamente las TIC verdes?La respuesta rápida es sencilla: son los sistemas y herramientas basados en las nuevas tecnologías de la información que contribuyen a reducir el impacto medioambiental de nuestros procesos de negocio. La complicación llega al intentar casar dos realidades que a menudo se han presentado como contradictorias: las sostenibilidad y la productividad.

Lograrlo no parece fácil ya que la ruta incluye objetivos tan ambiciosos como bajar las emisiones, reducir los consumos energéticos o aumentar el uso de renovables sin que la economía se resienta. Para ello se valen de un concepto que hemos nombrado anteriormente y que a menudo se olvida en favor del ahorro inmediato: la eficiencia. Con esta finalidad, podemos diferenciar tres subtipos dentro de las TIC verdes que afrontan el reto desde una óptica distinta:

  • Tecnologías de optimización de procesos existentes: se basan en, sin cambiar de forma intrínseca los procesos de negocio, hacer un mejor uso de los recursos que se poseen. Podemos, por ejemplo, instalar sensores que midan temperaturas, niveles lumínicos o humedad para ajustar de manera mucho más efectiva la cantidad de electricidad destinada a climatización o iluminación. Esto puede conllevar un importante ahorro tanto económico como energético. Siguiendo esta linea podemos llegar desde el control de nuestros consumos y suministros de energía a la monitorización en tiempo real del tráfico para evitar atascos. Gastamos menos energía y mejoramos los márgenes de beneficio al mismo tiempo.
  • Tecnologías que cambian la gestión de procesos: este punto se refiere principalmente a la irrupción de la nube y la virtualización que han sufrido los procesos de back office. Recurriendo a las TIC verdes, además de ahorrar en materiales como papel, tóner o tinta, se agilizan el siempre incómodo papeleo. En combinación con el uso de firmas o certificados digitales también tienden a acelerar las gestiones con la administración pública, algo que todas las empresas agradecen.
  • Tecnologías que generan nuevas oportunidades de negocio: principalmente se trata de aquellas que facilitan la digitalización de modelos de negocio clásicos como la banca. Así, aparecen los bancos y comercios electrónicos o la prensa digital, que ahorran en materiales y energías y, por ende, en dinero.

¿Cómo sacarles el máximo provecho?

Visto esto, tanto si ya tenemos un negocio como si queremos aprovechar las nuevas posibilidades que las TIC nos ofrecen para abrir uno, la inclusión de la sostenibilidad puede suponer también un buen ahorro. Pero para contar con las mejores condiciones no sólo hace falta implementar las TIC verdes en nuestra empresa, si no adoptar un sistema que las gestione correctamente. Desde Quantras creemos que la mejor opción es contar con la experiencia de las normas internacionales ISO. Gracias a sus procesos estandarizados y a la fácil integración entre ellas podemos lograr la conjunción perfecta de sostenibilidad y eficiencia. Para más información podéis consultar nuestra sección acerca de los Sistemas Integrados de Gestión. Si os queda alguna duda, ya sea de las TIC verdes o de cualquier otro tema, os animamos a contactar con nosotros mediante el formulario de la derecha o a través de nuestra página de contacto. Estaremos encantados de responder todas vuestras preguntas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *