Windows 10 y privacidad

Windows 10 y la privacidadCon la salida de un nuevo sistema operativo siempre surgen problemas que los programadores no han sabido encontrar. El caso de Windows 10 no ha sido diferente y ha habido diversas quejas sobre la usabilidad de algunos programas o su seguridad. Pero la principal crítica que ha aparecido hacia el nuevo sistema de Microsoft ha sido la que concierne a la privacidad de sus usuarios.

Desde muchos frentes surgieron todo tipo de acusaciones hacia la compañía de Bill Gates por intentar hacer un seguimiento de nuestras actividades. Poco a poco han ido calmándose las aguas y se ha visto que el seguimiento existe, pero aparentemente destinado a que aplicaciones como Cortana o las predicciones de Edge funcionen correctamente. Por si esto fuera poco, el propio Windows 10 otorga bastante control acerca de qué datos queremos que registre y cuáles no.

Aclaración de Microsoft

A pesar de que, como hemos dicho más arriba, el revuelo inicial parece haberse calmado, Microsoft no ha querido desaprovechar la oportunidad de defenderse y ha publicado un artículo en su blog en el que quieren dejar claro su postura respecto a la privacidad. Según su redactor Terry Myerson, vicepresidente ejecutivo de la firma, los dos principales puntos que quieren aclarecer son precisamente los que nombrábamos en el párrafo anterior:

  1. Windows 10 recoge información para tener un funcionamiento más ajustado a tus preferencias
  2. Está en tu poder decidir qué información es recogida por el sistema operativo

A continuación se nos asegura que la información, y sólo aquella cuya recolección hayamos permitido previamente, será recogida asegurando nuestro anonimato y encriptada de camino de sus servidores. Una vez allí, será dividida en dos grandes campos: datos de seguridad y fiabilidad y datos de personalización. Los concernientes a la seguridad son recogidos asignando una ID totalmente anónima a cada dispositivo con la finalidad den detectar posibles problemas o incompatibilidades del sistema operativo con los equipos de los distintos clientes. Los datos de personalización, por su parte, se utilizan para intentar ofrecer una mejor experiencia de usuario, dándonos actualizaciones de los resultados de nuestros equipos deportivos favoritos o recomendando aplicaciones según nuestros gustos personales.

Windows 10 y la publicidad

El punto en el que Microsoft más incide en su artículo es que Windows 10 de ninguna manera escaneará el contenido de nuestros e-mails u otras comunicaciones con el objetivo de mostrarnos publicidad específicamente destinada a un perfil como el nuestro. Con esto no sólo quieren reafirmar su compromiso con uno de los aspectos de la privacidad que más preocupan a la amplia mayoría de los usuarios, sino a su vez dar un pequeño (o gran) “palo” a su competidor Google.

Lo cierto es que, si contemplamos lo escrito en el último párrafo, no parece que Windows 10 tenga una política de privacidad más intrusiva (más bien al contrario) que la de otras compañías o sistemas operativos como Google, Android o Apple y su iOS. La alerta surgida parece, pues, desproporcionada para los riesgos reales, aunque siempre pisamos sobre arenas movedizas cuando entramos en el eterno debate entre privacidad y usabilidad. ¿Preferimos un alto nivel de privacidad o que las aplicaciones sean más interactivas con nosotros? Esa decisión os la dejamos a vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *