De acuerdo con la Fundación IS, la celebración fue establecida en 1931 por unos ecologistas de Florencia (Italia) para concentrar la atención en las especies en peligro y celebrar la existencia de los animales en todas partes.